DIV04

GPVG/117 Llaneros forjadores de patria

28 de julio de 2014

Villavicencio, julio de 2014. Las principales acciones de la esencia de la caballería, presenta con orgullo los hombres de esta arma; hoy 25 de Julio se está celebrando 195 años de la Batalla del Pantano de Vargas.
Fecha patria de gran importancia en la que se rinde homenaje a los hombres que olvidándose de su propia integridad dieron todo su ser en el campo de batalla y escribieron con heroísmo la crónica de la llamada campaña libertadora, plasmando el sueño de una Nación Independiente y Soberana del dominio español.
Historia
Según la historia de esta batalla inicia con la Campaña Libertadora de Nueva Granada, siendo una campaña militar emprendida por Simón Bolívar a principios de 1819. La campaña buscaba cumplir con lo decretado en el Congreso de Angostura, en el cual se decidió la creación de la República de Colombia, estado que comprendería las antiguas colonias españolas de la Capitanía General de Venezuela, el Virreinato de Nueva Granada y la Real Audiencia de Quito, territorios que para entonces, con excepción del sur y oriente de Venezuela, se hallaban en poder de los españoles.
Avances por el territorio de la nueva Granada.
El ingreso al altiplano de la Cordillera Oriental estaba resguardado por los efectivos de la tercera división, que contaba solo en la ciudad de Tunja con 2.400 hombres de infantería y 400 de caballería, comandados por el coronel de artillería José María Barreiro. En Tame Bolívar tenía tres opciones para marchar sobre la ciudad de Tunja, la primera por la salina de Chita, el camino más corto y cómodo para la tropa por la existencia de pueblos para pasar la noche, pero también el más custodiado por las tropas realistas que se apostaban en esa zona conscientes del la amenaza que representaba Santander desde los llanos orientales.
La segunda vía era por Labranza grande, para llegar a Sogamoso, donde se hallaba el cuartel realista.
La tercera ruta, por el páramo de Pisba, el camino más violento, pero no vigilado por los españoles, lo cual le daría factor sorpresa sobre las tropas realistas al ingresar al altiplano.

Batallas.

Batalla de paya y paso de los Andes
Durante esta travesía ocurrieron varias muertes y deserciones dentro de la tropa, muchos cayeron enfermos. Además el cuerpo de caballería quedó bastante disminuido, reduciendo la capacidad de transporte de la tropa, suministros, armas y municiones.
Batalla de Gámeza
El Ejército de Bolívar a su vez se reorganiza en Tasco, bajo el fuego enemigo y rápidamente se ubica en formación de batalla, pero el Ejército realista viendo la superioridad del enemigo rehúye el combate y se repliega a una altura llamada El Molino, donde esperaban refuerzos y obtener una posición más ventajosa para el combate.
Batalla Pantano de Vargas 25 de julio de 1819
Fecha patria de gran importancia en la que se rinde homenaje a los primeros hombres de la campaña libertadora, siendo fuente de inspiración y motivación para un Ejército emprendedor, para las nuevas generaciones que al pasar de los años conocen el por qué el ser caballero es firmeza y lealtad con su lema Salve usted la Patria como héroes militares.
Barreiro comandante español, empeñado en batir al Ejército de Descamisados como escribió en un comunicado a sus inmediatos superiores y Bolívar en obtener una victoria decisiva en Paipa. El primero, en la población, el segundo, en los Molinos de Bonza.

Entre el anochecer del 24 y la madrugada del 25 de julio, el Libertador decidió pasar en balsas el Río Chicamocha, para tomar por la Cruz de Murcia, el camino real que por Toca conducía a Tunja, para interponerse entre Barreiro y las autoridades de la capital. Por primera vez que se medían los dos ejércitos en forma regular, cuyos contrastes se podían advertir fácilmente, los realistas disciplinados, descansados, con fama de valientes, bien dotados de armas, municiones y flamantes vestuarios.

Además, se hicieron dueños de los lugares más ventajosos del terreno. Los Patriotas, en cambio, mal vestidos, algunos con camisas de mujer donadas por las damas de Socha, menores en número, dotación, fama, maltrechos del penoso viaje que acababan de hacer, pero con coraje, decisión y una fe inquebrantable.

Las primeras horas peleó únicamente la infantería, los nuestros llevaron la peor parte, hasta el punto de exclamar Barreiro: Viva España Ni Dios me quita la victoria.... Bolívar, que observaba con angustia el desarrollo de la acción, cuando advirtió que la caballería realista empezaba a movilizarse como una gran serpiente erizada de lanzas, por la callejuela que conducía al cerro del Cangrejo, exclamó: Se nos vino la caballería... se perdió la batalla.... Más, en el entretanto, el Coronel Juan José Rondón que lo escuchaba le dijo: Cómo se ha de perder mi General, si mis llaneros ni yo hemos peleado? Déjenos hacer una entrada, mi General... y Bolívar, más escéptico que confiado replicó: haga lo que pueda Salve usted la patria, Coronel.... Aquel negro sublime, como una sombra desalada, bajó por la falda del Cerrito donde se hallaba Bolívar, agitando el sombrero y gritando: camaradas... Los que sean valientes síganme... porque en este momentos triunfamos.

De inmediato, con catorce jinetes que lo oyeron, se desató como una tromba diabólica sobre el cerro del Cangrejo, que hoy se llama de Rondón, en un abrir y cerrar de ojos cayeron sobre los lujosos y bravos tercios españoles, acuchillándolos en forma impresionante y sorpresiva. Bolívar, estimulado por la valentía de estos hombres, ordena al corneta tocar a la carga, bajando velozmente el cerro y agitando la gorra grita: Mújica, Infante, Carvajal Pronto Pronto Porque este es el instante de triunfar o morir, que en cuestión de media hora cambiaron la faz de la batalla derrotando el enemigo.
Batalla de Boyacá
En la madrugada del 7 de agosto, Bolívar se percata del movimiento de los realistas y los intercepta antes de que logren pasar dicho
puente. Las tropas republicanas contaban con 2.850 efectivos y los realistas con 2.670.
Fue una batalla de 2 horas de duración (2:00 a 4:00 p.m.), corta e intensa, donde el ejército español fue sorprendido y dividido. Al no poder combatir en forma coordinada fue finalmente rodeado y obligados a rendirse. Al final de la jornada yacían en el campo de batalla 66 hombres entre muertos y heridos del ejército de Bolívar y unos 250 del ejército español, siendo capturados aproximadamente 1.600 hombres, pudiendo escapar solamente unos 800 soldados. Con la Batalla de Boyacá finalizó el dominio español en la Nueva Granada e inspiró los triunfos posteriores para la liberación de los demás países.
Catorce hombres llaneros de pura cepa, valientes, con coraje e intensidad en los combates lucharon y abrieron el camino para la unión de la Nueva Granada con Venezuela en la República de Colombia.
Los llanos Orientales están rodeados por hombres de caballería y sus prestigiosas unidades. En Yopal-Casanare está la de mayor tradición; este grupo se convierte en protagonista del desarrollo económico y social del Casanare.
Grupos de Caballería.
Grupo de Caballería Mecanizado No. 1 "General José Miguel Silva Plazas" en Boyacá.
Grupo de Caballería Mecanizado No. 2 "Coronel Juan José Rondón" en la Guajira.
Grupo de Caballería Mecanizado No. 3 "General José María Cabal" en Nariño.
Grupo de Caballería Mecanizado No. 4 "Juan del Corral" en Antioquia.
Grupo de Caballería Mecanizado No 5 "General Hermógenes Maza" Norte de Santander.
Grupo Mecanizado No 10 "Tequendama" en Cundinamarca.
Grupo de Caballería Mecanizado No. 13 "General Ramón Arturo Rincón Quiñones" en Florencia Caquetá.
Grupo de Caballería Blindado Mediano "General Gustavo Matamoros DCosta" Albania la Guajira.
Grupo de Caballería Montado No. 16 "Guías del Casanare" en Yopal.
Grupo de Caballería No. 18 "General Gabriel Revéis Pizarro" en Arauca- Arauca.
Escuela de Equitación, en Bogotá.
Escuela de Caballería, en Bogotá.
El Meta
El Departamento del Meta no es ajeno a estos valerosos hombres de las Fuerzas Militares.
La Cuarta División comandada por el Brigadier General Emilio Enrique Torres Ariza, el Brigadier General Jorge Enrique Navarrete Jadeth Comandante de la Séptima Brigada, el Coronel Frank Valencia Comandante de la Brigada N 22 de San Jose Del Guaviare y la Brigada N 31 del Vaupés el Coronel Alberto Ramiro Muñoz Lasso, quienes han obtenido grandes operaciones, en contra de los grupos al margen de la ley, fomentando el desarrollo socio económico de la región, brindando seguridad y tranquilidad para la población civil.
En esa constante lucha contra el terrorismo y con absoluta pulcritud en el campo de combate, está el compromiso de la Caballería del Ejército Nacional.
Saludo especial a los soldados de caballería
El espíritu patriótico de entrega y servicio de los 14 llaneros de Rondón, inspiran el corazón de los valerosos soldados de caballería, quienes con la misma entrega se dedican con alma y vida a los colombianos. El comando del Ejército Nacional, conocedor de su especial mística ha encomendado a caballeros de gran valor, la misión de defender a los metenses y a los llaneros; a ellos en su día les damos un saludo especial de agradecimiento.
SALVE USTED LA PATRIA
COMPARTIR

Villavicencio - Meta, Colombia
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
siumadiv04@ejercito.mil.co