DIV04

Palabras del Presidente Álvaro Uribe en la inauguración del Oleoducto de los Llanos Orientales

14 de septiembre de 2009

Puerto Gaitán “A todos un saludo muy afectuoso en este día promisorio para la Patria. Quiero felicitarlos de todo corazón. A todos, a Pacific Rubiales por su confianza en Colombia, por su entusiasmo en esta gran obra.
Bien el doctor Javier Gutiérrez Pemberthy (Presidente de Ecopetrol) destacaba a Germán Efromovich (empresario y presidente del Grupo Sinergy).

Recuerdo en los primeros meses de Gobierno mis conversaciones con él. Acertó en los pronósticos. Él pronosticaba con toda seguridad –y las cifras parecían muy quiméricas para quienes éramos sus interlocutores– pasar de 1.500 barriles en 2002 a más de 70 mil barriles hoy, con una proyección de 100 mil rápidamente y de 160 mil en poco tiempo.

Quiero agradecerle todo ese entusiasmo. Agradecerle a Ronald Pantin (Presidente), a la junta directiva de Pacific Rubiales, a todos sus inversionistas, a los ingenieros, a los trabajadores.

Agradecerle muchísimo a Ecopetrol, a su anterior Presidente Isaac Yanovich, que como lo dijera hoy el doctor Gutiérrez Pemberthy, recuperó la gobernabilidad de Ecopetrol. Con gran firmeza adelantó la reforma pensional, la reforma laboral y abrió el camino para la capitalización.
Agradecerle a su actual Presidente, el doctor Gutiérrez Pemberthy, su entusiasmo, su capacidad gerencial, su visión de país. Agradecerle inmensamente al Congreso de la República. Tuvieron todo el valor para superar los obstáculos del fundamentalismo ideológico, para permitir este proceso de reformas en Ecopetrol.

Al senador Name (José David Name), al representante Carmelo (Jorge Carmelo Pérez), nuestra gratitud inmensa.
Quiero agradecer a los ministros de Minas, a Luis Ernesto Mejía, al Ministro Hernán Martínez, quienes han conducido esta política exitosa para la Patria.


Objetivo, producir petróleo

Quiero ubicar este hecho de hoy en unos objetivos. Primer objetivo, que Colombia tenga petróleo mientras en el mundo se use el petróleo. Eso parecía imposible y es un objetivo que estamos cumpliendo.

Segundo objetivo, que Colombia llegue a producir un mínimo de millón 600 mil barriles de petróleo al día y aumentar sustancialmente la producción de gas.
Tercer objetivo, que en un periodo más corto, Colombia produzca un millón de barriles al día y este año al concluir esté produciendo 700 mil barriles.

Objetivos fundamentales para una Patria que la habían desahuciado en materia de producción petrolera, que la habían condenado a padecer la insuficiencia desde el año 2008 y que hoy empieza a tener un panorama más halagador que permite proponer unos objetivos mucho más ambiciosos.


Confianza en Colombia

Quiero enmarcar estos objetivos en nuestra política de confianza en Colombia. Este acontecimiento es expresión de confianza en Colombia.

El desarrollo de este gran campo de producción, el oleoducto que se inaugura en el día de hoy de 235 kilómetros, la generación de energía aquí con una capacidad de 22 mil kilovatios, con una proyección de 60 mil kilovatios y con un proyecto para que rápidamente se construya una línea que alimente las necesidades de Rubiales, desde Chivor, de poco menos de 300 kilómetros, que debe constituirse en una gran línea para el desarrollo de toda esta región del oriente colombiano.
Este es un acontecimiento de fe en Colombia, de confianza en Colombia.

Yo repito con obstinación, apreciados compatriotas, todos los días, la necesidad de construir confianza en Colombia sobre esos tres soportes: la seguridad con valores democráticos, la inversión con responsabilidad social y la construcción de cohesión social.

Este proyecto refleja todo, la confianza en Colombia y cada uno de los pilares.

Agradecimiento a Fuerza Pública

Agradezco el heroísmo de los soldados y policías de Colombia que han conducido con su sacrificio la política de Seguridad Democrática.

Llegar a Rubiales era pensar en un carreteable de sangre. Recuerdo permanentemente la quemazón de vehículos, los secuestros, los asesinatos.

Los soldados y policías de Colombia con su heroísmo han logrado que el país pueda sacar adelante estos proyectos. Con todo el afecto, con todo el afecto, aplaudimos a los soldados y policías de Colombia que han hecho posible este desarrollo.

Y el país se ha propuesto estimular la inversión. Más sabe el diablo por viejo que por diablo. Cuando a uno le ocurre lo que el doctor Jorge Eliécer Gaitán llamaba ‘la llegada de la nieve de la vida a la fase superior de la existencia’, le llegan pensamientos simples pero más lógicos.
Inversión y mercados

Una Patria con 46 millones de habitantes, con tantas dificultades, para salir adelante necesita una tasa sostenida, elevada, prolongada en el tiempo, de inversión, y necesita mercados.

Yo invito a mis compatriotas a reflexionar sobre esos dos presupuestos: inversión y mercados. De lo contrario ¿de dónde van a provenir los recursos para superar la pobreza? En ausencia de inversión y de mercados, cuáles serán las fuentes de recursos para construir un país con equidad.

En estos años hemos construido 180 kilómetros de los 230 de Granada a San José del Guaviare. Y acabamos de contratar el resto. Prácticamente hemos recuperado los 114, los 120 kilómetros de la carretera de Puerto López a Puerto Gaitán. Pero es nada frente a los 600 que hay que construir, adicionales, para llegar a Puerto Carreño.

Se han construido las primeras obras para recuperar la navegabilidad del río Meta. Pero es nada en comparación de lo que se requiere en el río Meta, para tener la navegabilidad que pueda sustentar el desarrollo de la Orinoquía de la Patria.

¿De dónde van a salir todos esos recursos?, de una tasa sostenida, elevada, de largo plazo de inversión en Colombia.

Y en eso el mejor ejemplo lo da China. A mi generación la formaron en los libros de Lenin, Marx, Hegel, Marta Harnecker, (Nikos) Poulantzas, y los otros teóricos del marxismo, de Mao Tse Tung. Y no le dieron luces a mi generación para poder anticipar la caída del Muro de Berlín, el colapso de la Unión Soviética, la apertura de China, el tránsito de la China de Mao Tse Tung a la China de Deng Xiaop|ing y lo que ha ocurrido en el mundo, después de esos acontecimientos que para muchos fueron súbitos, pero que los venían fraguando la falta de calidad de vida en los países de la estatización.

Después de esos acontecimientos se han producido fenómenos que sugieren algunas reflexiones. El fenómeno chino, más de 20 años de ser el país que más inversión recibe en el mundo. 60 mil millones de dólares en promedio año tras año, ha reivindicado 400 millones de habitantes de un total de mil 200 millones.

Ellos si que han entendido que se necesita una tasa sostenida y elevada de inversión, para poder reivindicar a toda la población. Ese es un espejo para la Patria colombiana. Requerimos esa tasa sostenida y elevada de inversión.

Reforma de Ecopetrol

Y eso necesita muchos esfuerzos. El esfuerzo de la Seguridad Democrática, la reiteración de unos propósitos políticos. Mientras hay países en la región que limitan la libertad de emprendimiento o avanzan hacia el estatismo, Colombia es un país que se distingue por la libertad de emprendimiento. Aquí no desmontamos el Estado, pero no dejamos que el Estado se erija en obstáculo que afecte el emprendimiento.

Mientras hay países en la región que limitan las libertades políticas, las garantías individuales, Colombia es un país sólido en materia de garantías individuales, de libertades políticas. Eso todo contribuye a que Colombia se constituya en uno de los primeros países que hoy son atractivos a la inversión en el continente y en una sorpresa para muchos en el mundo, dado lo que Colombia viene ganando como destino de inversión.

Se han hecho una serie de reformas estructurales. Yo diría que debemos destacar las del sector de Minas y Energía, adelantadas en una primera etapa por el Ministro Luis Ernesto Mejía y el doctor Isaac Yanovich (ex Presidente de Ecopetrol), y en una segunda etapa por el Ministro Hernán Martínez, el doctor Gutiérrez Pemberthy y el doctor (Armando) Zamora, Presidente de la Agencia Nacional de Hidrocarburos. Y por supuesto la participación en todo momento de nuestros congresistas.

Estas reformas estructurales le han permitido al país pasar de 8, 10 pozos de exploración al año a 96, 98 el año pasado. 76 este año, más otros 20 que están en proceso, como no lo explicaba el Ministro Hernán Martínez. Un aumento enorme de la capacidad de inversión.

Cuando empezamos el Gobierno se hablaba de una capacidad de inversión de Ecopetrol de 500, 600 millones de dólares al año. Y cada proyecto de inversión de Ecopetrol se constituía en una discusión enorme con el Ministerio de Hacienda. ¿Por qué? Porque el Ministerio de Hacienda decía: ´si invierten ese dinero no me lo van a trasladar. ¿Y con qué voy a atender el gasto fiscal?’.
Y por fortuna el camino se fue despejando con la decisión, muy difícil desde el punto de vista político, de separar la Refinería de Cartagena, convertirla en una entidad autónoma, buscarle socios.

El camino se fue despejando con la reforma laboral, la reforma pensional de Ecopetrol. El camino lo despejo después totalmente el proceso de capitalización de Ecopetrol.

El doctor Isaac (Yanovich) insistió muchísimo en la necesidad de crear la Agencia Nacional de Hidrocarburos. Yo, que suelo hacer la veces de abogado del diablo, en principio les exprese que si sí era necesario dar ese paso. Ellos persistieron, dieron todos los argumentos, superaron todos los obstáculos, despejaron todas las dudas, sacaron adelante la idea de la Agencia Nacional de Hidrocarburos, que se ha constituido en un eslabón importante para generar más confianza en el sector de hidrocarburos en Colombia.

Energías alternativas
A estas reformas estructurales debemos sumarle otras bien importantes. Por ejemplo la reforma para las energías alternativas, que incluye todo lo que se ha hecho en el país para promover el etanol, para promover el biodiesel, para promover energías alternativas.
Estímulos tributarios, reglamentos de comercialización, normas que exigen mezclas mínimas. Un derrotero todavía más exigente para que el país llegue a tener los motores flexibles y estímulos tributarios de gran importancia a la energía alternativa y a sus fuentes.
Por ejemplo, los cultivos de tardío rendimiento, de acuerdo con las normas tributarias de este Gobierno, tienen una exención del impuesto de renta de 10 años, que se cuenta a partir del momento en que el cultivo empieza el periodo productivo.

Bien importante, en una enunciación ejemplificativa estas reformas estructurales del sector de minas y energía, lo relativo a la generación de energía.

En el país había mucho temor en emprender nuevos proyectos de generación de energía porque los anteriores habían causado un enorme aumento en endeudamiento público. El sector de generación de energía llegó a representar un 28 por ciento del total de la deuda pública de la Nación. Hoy representa el tres por ciento.

Lo que se hizo con la subasta, lo que se hizo con el cargo por confiabilidad, lo que se hizo con la introducción del concepto de zonas francas, que les elimina el IVA. Y en un sector que tiene que hacer inversiones tan grandes en activos de generación, la eliminación del IVA, el arancel ayuda muchísimo.

La tasa de renta, no del 33 por ciento si no del 15 por ciento, se convierte en otra gran ayuda.

Los acuerdos de estabilidad, derivados de una nueva Ley del Congreso que nos permiten dar una garantía de estabilidad en las normas básicas durante 20 años.
Todo eso ha contribuido a que el país en este momento esté empezando la instalación de proyectos para generar otros cuatro millones de kilovatios sin comprometer el presupuesto público, sin comprometer el endeudamiento de la Nación.

Yo creo que ese es un horizonte para generar energéticos, sin crear riesgos fiscales y financieros al Estado colombiano. Todas esas reformas ayudan bastante.
Generación de empleo y transparencia
Y este proyecto lo quiero enmarcar, no solamente como resultado de la política de Seguridad Democrática, la política general de confianza en Colombia, como resultado de la política de confianza inversionista, si no también como un gran proyecto de cohesión social.

Alrededor de seis mil trabajadores en la etapa de instalación. Los trabajadores que quedaran aquí permanentemente vinculados, empleos de buena calidad con afiliación a la seguridad social.

Todo lo que esto implica en regalías y en impuestos que, bien manejado, tiene que ayudar mucho al gran desarrollo del Puerto Gaitán, del departamento del Meta, del país en su conjunto.

Cuando nosotros hablamos de estimular en Colombia la libertad de emprendimiento, como un supuesto para que el país se constituya en uno de los principales destinos de inversión en el mundo, le proponemos a esa libertad de emprendimiento un condicionante: responsabilidad social.
Esa responsabilidad social se traduce en una transparencia total en la relación entre los inversionistas y el Estado. Es lo que hemos buscado, transparencia total en las relaciones entre la inversión, en este caso, Rubiales y el Estado colombiano.

Transparencia total en la tributación, en la solución de las disputas. Ese es un requisito para que la confianza inversionista se perpetúe, para que sea sostenible.
Que haya transparencia en la inversión, en sus relaciones con el Estado. Que no se creen razones de suspicacia que ilegitimen en el corazón del pueblo la necesidad de la inversión.

Aquí hay una contribución bien importante en regalías, en predial, en industria y comercio. Una contribución bien importante en impuesto de renta, una contribución bien importante en el impuesto transitorio al patrimonio para la seguridad.

Seguridad social
Aquí hay una contribución bien importante en cotizaciones a la seguridad social. Y lo destaco porque, a diferencia de muchos países aún del continente, el empleador en Colombia lleva sobre sus hombros el mayor porcentaje del pago de las cotizaciones de seguridad social.
En un país muy avanzado de América del sur, toda la salud la paga el trabajador. Aquí de los 12 puntos, el empleador paga 8, el trabajador paga 4.

En un país muy avanzado de América Latina, toda la cotización pensional la paga el trabajador. Aquí de los 13 y medio, 14 y medio, 15 puntos y medio, el empleador paga 10 y medio, 11 y medio. El trabajador paga la mínima parte.

Aquí todo lo que es riesgos profesionales lo paga el empleador. Aquí todo lo que es aportes parafiscales al Sena, a Bienestar Familiar, a las cajas de compensación, que son 9 puntos de la nómina, lo paga el empleador.
Entonces eso hace parte de la responsabilidad social y hace parte de la carga tributaria al país.

Lo que los anglicistas llaman el states take debe incluir todos estos aspectos: regalías, industria y comercio, predial, renta, patrimonio, cotizaciones a la seguridad social.

Porque nosotros tenemos que demostrarle al mundo cómo somos uno de los países que más está creciendo en inversión de hidrocarburos y al mismo tiempo que hemos logrado concitar esa gran confianza inversionista, tenemos un factor de legitimidad popular de la inversión que es la participación del Estado en los beneficios.

Eso filosóficamente, desde el punto de vista de la economía política, es fundamental, poder decir, esta es la tasa de inversión y esta es la participación del Estado. Que la tasa de inversión no se haga en desmedro de la participación del Estado, y que tampoco ocurra lo contrario. Que arbitrariedades del Estado afecten, deterioren la tasa de inversión.

El equilibrio entre la tasa de inversión y la participación del Estado es fundamental. La tasa de inversión es prosperidad, la participación del Estado es legitimidad, factor de cohesión social.

En muchas ocasiones le pregunto al Ministro de Minas (Hernán Martínez), en cada proyecto, por la participación del Estado. Eso hay que vigilarlo con mucho cuidado, porque en una democracia de amplia participación de opinión, ese es un factor que deslegitima o legitima.
Y nosotros lo que requerimos es una participación del Estado que sea un legitimante permanente.

El tema ambiental
Es bien importante en esto de la responsabilidad social, de la responsabilidad social empresarial, el tema ambiental.

Da mucho gusto ver la manera cómo están tratando aquí el agua. Como la limpian, la vuelven a su estado natural antes de verterla al Caño Rubiales. Da mucho gusto cómo están recuperando la vegetación, allí donde han hecho cortes.

Quisiera decirles lo siguiente. Ustedes aquí, en esta llanura infinita, donde tienen una concesión de 50 mil hectáreas, una propiedad de 30 mil hectáreas, pueden hacer un desarrollo de ensoñación.

Qué bueno que los colombianos veamos que aquí se adelante un gran desarrollo integral. Una ciudadela de prosperidad y que a lado de esta creciente explotación de hidrocarburos se siembren esas 30 mil hectáreas. E
Están haciendo un pequeño experimento de jatrofa. Qué bueno que todo resulte bien y que puedan hacer unas siembras masivas.

El año pasado vinimos a Puerto Gaitán a ver una transformación excepcional del Llano. Este año va a llegar a 12 mil, 15 mil hectáreas. Unos terrenos pobres, como éste. Ondulados, donde hay una ondulación que evita inundación, pero una ondulación tan suave que da una mecanización del ciento por ciento.

Diría yo que esta ondulación del Llano empieza con ese gran atributo. Hay una ondulación suficiente para que no haya inundación, y una ondulación tan suave que permite ciento por ciento de mecanización.

Productividad de la tierra
Problemas, hay que formar suelo. Hay que crear permeabilidad en el suelo, son unos suelos poco permeables. Por eso antes del Llano donde caen 2 mil 600 milímetros de agua al año, en un periodo corto de verano se seca mucho y lo ve uno más seco que otras partes del país, donde no caen sino 900 o mil.

Y ¿por qué? Porque el suelo es poco permeable. Pero qué vimos allí, y uno lo ve replicable en estas 30 mil hectáreas. Vimos que lo primero que hacen es que le ponen a eso 5 toneladas de cal por hectárea y empiezan a neutralizarle el Ph.

Aquí vi unos pedacitos de brachiaria para sustituir la sabana natural. La brachiaria es como sembrar un taladro, ella tiene una raíz muy fuerte, gruesa, de nódulos, que va penetrando el suelo, ayuda a romperlo. Allá en el experimento que vimos en Gaitán, ahí más cerca del casco urbano, Alcalde (de Puerto Gaitán, Óscar Bolaños) y señor Gobernador (del Meta, Darío Vásquez), no le dan la brachiaria al ganado.

Después la queman con un químico, la dejan descomponer para que se convierta en materia orgánica que se incorpore a ese suelo.

En el tercer paso le siembran a eso soya. La soya fija nitrógeno, tiene una raíz también como un taladro. Y recogiendo cosechas —le decían a uno- hasta de 4 toneladas por hectáreas, de campeonatos mundiales.
Y después maíz. Y con aspiraciones para producir en unos suelos que alguien decía: ‘no, son suelos de tejar y los están trasformando en suelos espectaculares’, hasta 11 toneladas de maíz por hectárea.

Y le muestran a uno que eso lo están integrando, instalando ahí mismo la industria porcícola, la industria avícola. Allí en el aeropuerto vi donde está el talud y se ve cómo son unos suelos que tienen cero capa vegetal.
Y allá, con todo ese proceso ya han logrado 25, 30 centímetros de capa vegetal y han convertido el suelo en un suelo permeable. Ya los experimentos muestran cómo han perforado ese suelo y le han dado una estructura que sea capaz de asimilar mejor el agua, de asimilar mejor los líquidos y que no tenga que estar botando toda la lluvia a través de la escorrentía.

Aquí pueden hacer en esas 30 mil hectáreas algo fascinante, que lo necesitamos los colombianos.
Responsabilidad social y fraternidad laboral
Eso no es por vicio, como dicen los campesinos. Es por necesidad. El desarrollo de ustedes, para esta gran producción de petróleo aquí, en Rubiales y en Quifa, lo necesitamos los colombianos.

Y el desarrollo aquí en toda esta tierra, un desarrollo integral, agroindustrial, lo hesitamos los colombianos.
Ustedes irán definiendo en qué lo hacen, pero háganlo. Que este país tenga la certeza de que en poco tiempo, estas 30 mil hectáreas que ustedes tienen aquí van a estar plenamente cultivadas.

Y así como están contribuyendo tanto a la generación de empleo, al avance social con este desarrollo de hidrocarburos, que también lo hagan con esas 30 mil hectáreas.

Para nosotros otro elemento bien importante de la responsabilidad social, es el tema laboral. Sin odio de clases, sin capitalismo salvaje. Fraternidad.

En un proceso de generación de empleo de tantos colombianos como éste, es muy importante tener en la mente de cada ciudadano, empleador o trabajador, el tema de la fraternidad.

No podemos dejar que prosperen semillas que afectan la fraternidad. La sostenibilidad aquí de un sendero permanente de progreso la da la fraternidad en materia de relaciones laborales.

Miramos esto con mucho entusiasmo. Hace poco me reuní con algunas de las personas de los camiones y me decían: ’Presidente somos 1.300, se nos va a acabar el empleo con ese oleoducto’. No, esto esta creciendo tanto que no les va a pasar nada.

Eso es bien importante. Inicialmente pueden tener problemas unos poquitos, pero está creciendo tanto todo el sector que nada les va a pasar.

Buen manejo de regalías
Quiero pedirle finalmente a la Dirección de Planeación que miremos con el señor Gobernador del Meta y con el Alcalde de Gaitán el mejor uso de estas regalías.
Empiezan a ser muy grandes, doctor Esteban, (Piedrahita, Director del Departamento Nacional de Planeación).
Gobernador y Alcalde ¿Por qué no se busca la manera un decreto reglamentario que les permita hacer una inversión en el corto plazo, que lleve la carretera pavimentada y en excelentes condiciones hasta los límites con el Vichada?
El país tiene una exigencia muy grande que es construir la carretera de Gaitán a Puerto Carreño. Creo que son 600 kilómetros Gaitán—Puerto Carreño.

Si las regalías del Meta pudieran ir extendiendo esa carretera hasta los límites con el Vichada sería un paso muy afortunado.

El país ha tenido malas experiencias en regalías en muchas partes. Estamos en tiempo oportuno para fijar unas reglas que permitan que aquí esas regalías se vean como lo quieren el Gobernador y el Alcalde. Están pidiendo una normatividad que emane de Planeación Nacional, que se vean esas regalías invertidas en obras sustanciales para el progreso de estas tierras. Creo, doctor Esteban, que eso lo podemos hacer.

Se me ocurre lo siguiente. La ley dice que hay que cumplir con la coberturas de salud y educación. Se puede poner un plan de desempeño de cumplimiento de regalías de salud y educación. Fijar unos presupuestos anuales y convenir con el Gobernador y con el Alcalde lo otro para ese proyecto de infraestructura.

Porque mire, lo que hemos hecho nosotros es costosísimo para el Gobierno Nacional, pero es mínimo para la región.

Y también, doctor Esteban, es bien importante esto. Que aquí hay unos inversionistas que quieren una concesión portuaria en el río Meta. Lo podemos hacer.

Las obras que nosotros estamos adelantando con presupuesto nacional son muy costosas y muy pequeñas frente a las necesidades de navegabilidad. Yo le pediría que miráramos lo dos temas, avanzar en unas concesiones para infraestructura portuaria en el río Meta. Aquí los encuentra, bajo esta carpa aquí los encuentra. No tiene que ir a buscarlos a Nueva York, aquí están.
Y en una reglamentación para que el departamento del Meta y la Alcaldía de Gaitán puedan hacer una inversión importante de regalías en esta infraestructura.

¿Cuanto le queda le queda a Gaitán de regalías este año Alcalde? 50 mil este año
¿Y el entrante, aquí produciendo 160 mil barriles al día, cuanto le queda? 140, 150 mil millones. ¿Y plata? Unos 80 mil millones. Hombre, que no se vaya es plata en desperdicios.

Yo creo, doctor Esteban, que tenemos que apresurarnos nosotros a buscar un mecanismo de reglamentación para que el Gobernador y el Alcalde puedan cumplir la meta de invertir estos dineros en una infraestructura que requerimos.

Muchas gracias a la señora Embajadora del Canadá (Geneviéve des Riviéres). Es muy grato para Colombia la confianza inversionista de Canadá.

Y ayúdenos a ver cómo en este septiembre allá aprueban lo que sabemos (Tratado de Libre Comercio).
Los felicito a todos. Nos ilusiona mucho por Colombia que ustedes puedan sacar adelante estos proyectos.
Muchas gracias”.
COMPARTIR

Villavicencio - Meta, Colombia
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
siumadiv04@ejercito.mil.co